Contactar | Área privada

91 557 68 00

Club de Automovilistas. Únete

Abogados 24h. | Multas | Asistencia 24 h. | Gastronomía | Y más

Entrevista al general Rueda, general jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil

Zamorano de nacimiento, Ramón Rueda Ratón lleva más de 30 años en la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Cuenta con varias condecoraciones, entre ellas la medalla del Mérito de la Guardia Civil y del Mérito Militar de la Seguridad Vial, en su categoría de Plata con distintivo azul. Su carrera profesional ha discurrido en Barcelona, Navarra, Segovia, Valencia, Sevilla y Mérida. El 15 de septiembre de 2017, el Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido Álvarez, lo puso al mando de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Madrid.

 

1. Nos podría explicar qué es la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y cuál es su misión.

La respuesta es sencilla, la Agrupación de Tráfico es la unidad especializada de la Guardia Civil que tiene como misión fundamental la vigilancia y el control del tráfico, la seguridad vial y el transporte por carretera. Se creó en el año 1959 junto a la Jefatura Central de Tráfico. El gobierno de la época consideró que era importante que se resolviera el problema que la pujante circulación de vehículos estaba generando en nuestro país, la idea era controlar y dirigir los nuevos riesgos del tráfico.

Entrevista general Rueda

2. ¿Con qué medios cuenta la Agrupación de Tráfico para cumplir con sus objetivos?

Tenemos una plantilla de unos 10 mil hombres y mujeres; en la actualidad contamos con cerca de unos 9 mil. Somos una unidad preventiva y no reactiva. Estamos en las carreteras para que el accidente no se produzca, porque cuando ya se ha producido, las soluciones podrían no tener solución.

3. ¿La menor presencia de efectivos en la carretera podría estar relacionado con un aumento de la siniestralidad?

En la Guardia Civil apostamos porque se nos vea, y no precisamente para denunciar sino para ayudar y prevenir. Hay momentos muy concretos en los que debemos auxiliar y olvidarnos de otras cosas. Estamos aquí para atender las necesidades del momento, como las urgencias: atiendes al ciudadano y te olvidas de otras circunstancias, hay que dar prioridad siempre a los asuntos de gravedad. La presencia de efectivos en la carretera es un valor añadido para prevenir la siniestralidad, aunque el tema preventivo es difícil de medir, medimos lo que pasa, pero no lo que deja de pasar. Es fundamental la presencia policial en la carretera. Cuando te haces visible y alguien se incorpora a la carretera sin cinturón y te ve a lo lejos, lo primero que hace es ponerse el cinturón. Si ese conductor tuviera un accidente es posible que el cinturón lo salvara, todo gracias a la presencia policial. El objetivo es que el conductor sienta que se lo estamos poniendo tan difícil, que al final diga: "Voy a cumplir las normas". ¡Ese el objetivo! Y para ello hay que ser imaginativos y usar las herramientas que tenemos en beneficio propio. Si hay algo que he aprendido a lo largo de los años es que el tema del tráfico es algo que nos interesa a todos los ciudadanos de cualquier clase y condición, y nos interesa que funcione porque todos somos parte de él. Todos nos beneficiamos si hacemos las cosas bien y todos somos perjudicados si salen mal.

4. Me gustaría hacer mención a las principales causas de accidentalidad en España. Sabemos que está el consumo de drogas y el exceso de velocidad. ¿Se podría añadir otras causas a este listado?

La mayor causa de accidentalidad en España es la distracción. Lo que pasa que la distracción es un cajón de sastre que se asocia a simultanear la conducción con el uso del teléfono móvil, aunque son muchas más las posibles causas. En el caso de los teléfonos móviles, la aparición de los  smartphones lo ha empeorado. Lo que antes sólo consistía en atender una llamada o llamar o escribir un mensaje, ahora se ha multiplicado con el uso de aplicaciones y otros usos, por lo que la tasa de accidentalidad ha aumentado en más de un 30%. Con respecto a la velocidad, más que el exceso, es la velocidad inadecuada, según las condiciones del momento, sobre todo en condiciones climatológicas adversas. Por último, cabe mencionar el alcohol y las drogas por supuesto.

5. Parece ser que el cansancio en la conducción cada vez va más en aumento.

Existen accidentes graves al respecto, como por ejemplo en la N-1. La carretera de Burgos tiene una única alternativa en el tramo de la zona de Burgos, en la autopista de peaje. Por la N-1, circulan muchos camiones en los dos sentidos. Cuando un coche quiere adelantar, el riesgo y el resultado pueden resultar desastrosos. En el caso de los conductores portugueses o marroquíes procedentes o con destino a sus respectivos, que arrastran un cansancio considerable por conducir durante largos trayectos, los accidentes pueden llegar a ser gravísimos.

6. ¿Cómo definiría al conductor español?

El conductor español tiene mucho margen de mejora. Hay países que están por delante nuestro sin contar con algo que sí tenemos nosotros: buen clima y una especial presencia de motocicletas. Uno de los objetivos es tratar de reducir la mortalidad de motociclistas en carreteras, aún excesiva. No obstante, se han reducido los fallecidos en carretera de manera considerable. Ya pertenecía a la Agrupación de Tráfico cuando había 9.000 muertos al año, cuando en verano, en lugar de los 250 fallecidos más o menos actuales, eran 1.200 fallecidos. Cuando los fines de semana no se bajaban de 30 fallecidos, o cuando los siniestros mortales de 3 y 4 personas eran frecuentes. Aunque ahora se haya producido un ligero repunte, la realidad es que se ha reducido notablemente el número de víctimas mortales. En comparación con otros países de nuestro entorno, Francia, Alemania, etc., incluso Estados Unidos, y aunque no es consuelo, también en ellos se está produciendo ese mismo repunte. La información que facilita la DGT determina que hay un incremento en el movimiento de vehículos y en las matriculaciones. Son datos irrefutables, hay más gente en la carretera y aunque el repunte no es muy alto, sí es necesario estar alerta.

7.Se ha visto que haya repercutido de forma positiva en el número de accidentes de tráfico la implantación de los sistemas de ayuda a la conducción.

No tengo datos, pero estoy seguro que sí.

8. ¿En qué estamos fallando para que todavía, a pesar de los sistemas tecnológicos y además de la información y de la formación a la que estamos expuestos, siga habiendo accidentes?

El fallo sigue siendo humano en la mayor parte de las ocasiones. Tenemos que ajustar la velocidad a las carreteras que tenemos. No puede ser de otra forma. La crisis ha afectado a todo, también al Ministerio de Fomento y a las Consejerías que tienen transferidas las competencias, incluso a Diputaciones y Ayuntamientos que son el resto de responsables de las vías. Aun así, España está en el grupo de cabeza de los países que tiene un mayor número de kilómetros de autovías en el mundo.

9. ¿Nos están dando ayudas tecnológicas, formación, información?

Me falta la tercera. El conductor es el que va mucho más lento. De hecho, cuando renuevas el permiso solo vas al reconocimiento médico. Y hay algunos centros que están en tela de juicio.  En Galicia ha habido intervenciones contra centros médicos. Hay que buscar nuevas fórmulas, no puede ser que con un certificado médico renueves el permiso de conducir. Falta algo.

10. ¿Qué soluciones se podrían dar al conductor español para que tome conciencia del uso de la tecnología y de la situación en la que se encuentran las carreteras para que no se relaje? ¿Cómo están pensando en trasladar toda esa información al conductor?

Haciéndonos presente en la carretera. Como hicieron los árabes en Niebla. Eran pocos, pero utilizaron la pólvora e hicieron creer que eran muchos. Hay que estar en las vías donde hay más accidentes. Lo que es ilógico es estar en las carreteras en las que ni pasa nadie ni pasa nada. La DGT que tutela la estadística de accidentalidad confirma que elevado porcentaje de accidentes mortales están en carreteras que no son de alta capacidad y son éstas las que hemos de someter a vigilancia. Las vías de alta capacidad son aquéllas por las que fluye la mayor parte de la circulación, aquéllas por las que discurre la vida del país y por ello no es posible olvidarnos de su vigilancia y además hemos de procurar liberarlas cuanto antes de cualquier obstáculo. Una autovía cortada es perjudicial para la economía del país. Todo ello genera pérdidas: personas que no llegan al aeropuerto para tomar sus vuelos, mercancías que no llegan a la hora sus centros de recogida o entrega, alumnos llegan tarde a los colegios, también se producen fallecidos, pero el mayor porcentaje de estos están en las carreteras convencionales.

Entrevista general Rueda

11. ¿Qué puede hacer el conductor?

Guardar la distancia de seguridad; respetar la señalización, en concreto los límites de velocidad, reducirla con condiciones climatológicas adversas; maniobrar con el 100% de visibilidad; y dotarse de amplias dosis de paciencia. En la carretera ponemos en riesgo nuestra vida y nuestra integridad física, también la de otros, y sobre ello hemos de reflexionar.

12. Ante un accidente, ¿cómo interactúa el sistema de emergencia 112 y los agentes de tráfico?

Los accidentes suelen detectarse a través de la información que se recibe de la persona que lo ha sufrido o terceras personas testigos del mismo. En eso hay influido mucho el teléfono móvil. Tiempo atrás, las posibilidades de informar eran reducidas y el aviso era más lento. Se aceleró el proceso en aquellos lugares donde se colocaron los postes SOS. Lo que pasaba era que sólo estaban las vías principales. Pero como el teléfono ha mejorado exponencialmente, es raro que no haya algún usuario que no tenga acceso a él. Normalmente se llama al teléfono europeo 112. Hay quien llama al 062, que es el de la Guardia Civil. Y hay quien teclea el 091. Pero en el 112 están todos los servicios de emergencia. No obstante, también hay usuarios que disponen de teléfonos móviles a los que denomino ‘SIN’: sin batería, sin saldo o sin cobertura, que de poco les sirve.

13. ¿Y después?

El 112 es el que deriva la llamada al servicio correspondiente, porque en el mismo servicio 112 hay un representante de cada uno de los Cuerpos de los servicios de emergencia. El 112 ya no es un ámbito exclusivamente de tráfico, sino de emergencia en general. También se reciben llamadas que nada tienen que ver con seguridad vial, sino con otro tipo de seguridad, como incendios u otro tipo de situaciones de emergencia que se producen en el territorio.

Entrevista general Rueda

14. Una vez el 112 recibe la llamada y deriva a los servicios correspondientes, ¿la Guardia Civil siempre está presente?

Tenemos que estar, porque las vías interurbanas son competencia nuestra.

15. Entonces, a partir de ahí es donde entran ustedes

Claro, en el momento en el que la llamada entra se deriva a las patrullas más próximas para asegurar el lugar y evitar que el accidente se agrave. Tras la patrulla que hace acto de presencia inicial, que también puede ser de otras especialidades de la Guardia Civil, normalmente Seguridad Ciudadana, o de otro Cuerpo policial con demarcación próxima, lo normal es movilizar al equipo de atestados, encargado de hacer las mediciones, fotografías, toma de declaraciones, etc., dejando constancia de sus actuaciones que integrarán las diligencias que se remitirán a la autoridad judicial.

16. ¿Cómo ponen en marcha un operativo de tráfico en fechas señaladas o en situaciones climatológicas adversas?

Las fechas señaladas son ya tradicionales. Las que han cambiado son las de verano. No todo el mundo se va de vacaciones un mes. Ahora se van por semanas o quincenas. Las que no han cambiado son las de Semana Santa. Cuando en Madrid es fiesta, se nota. Aquí hay 6 millones de potenciales usuarios de la carretera. Lo que solemos hacer es una orden de servicio que sale desde esta Jefatura, donde, siguiendo las directrices de la DGT, se establecen las rutas a vigilar, se dan las instrucciones pertinentes, y las normas de coordinación y ejecución, para que las distintas unidades las lleven a cabo. También se les indica que han de tratar de disponer del mayor número efectivos posibles.

17. Es decir, que normalmente saben cuáles son las vías donde más tráfico se va a producir, los puntos más delicados.

La DGT tiene información de todo eso, porque tiene ocho Centros de Gestión y multitud de detectores de información a lo largo de las carreteras. La previsión de vehículos que se van a desplazar está hecha en base a unos contadores que están distribuidos por todo el territorio nacional. Esa información nos llega a nosotros y con ella diseñamos el Plan. A la gente no le da por irse en Semana Santa por rutas de montaña. Estamos conectados con DGT y la propia Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) de la que recibimos la información meteorológica, y que también está a disposición de los ciudadanos.

18. ¿Considera que la educación en materias de seguridad vial debería estar presente en las escuelas, los institutos y las empresas?

Sí. La solución a muchos de nuestros problemas es la educación. La educación no sólo la recibes en el colegio o en el instituto, también en casa. Cuando ves cómo una persona mayor, acompañada de un menor, cruza una calle estando el semáforo en rojo para los peatones, tenemos un problema y tenemos un problema porque nos estamos jugando la vida. Es importante recordar que cada recorrido que hacemos es una batalla. Si no nos pasa nada, es una batalla ganada, pero que no valoramos nosotros mismos ni se nos reconoce el mérito porque nadie nos aplaude. Sólo se reconoce el demérito de los que la perdieron. Has llegado y ya está, pero la ‘guerra’ no termina ahí. Cada recorrido alcanzado es una batalla ganada en la que adquirimos experiencia para la próxima, y así sucesivamente, porque la ‘guerra’ por la seguridad vial no tiene fin y, lo fundamental, es que nos afecta a todos y todos tenemos que aportar nuestro granito de arena para su mejora.

19. Para aquellas personas que ya llegan a la edad adulta y parece que la educación se ha disipado con los años, esta formación se puede recibir a través de las empresas, ustedes, de algún modo, ¿aconsejarían que se diera?

Así se está haciendo y recomendando por la DGT. Hay numerosos estudios sobre siniestralidad vial laboral que avalan el que se trate de disminuirla. En la Escuela de Tráfico de la Guardia Civil de Mérida (Badajoz) tenemos una asignatura que es Cultura de la seguridad, donde se trata de aleccionar de la importancia que tiene la seguridad, seguridad vial en el caso que nos ocupa. El objetivo es no sufrir un accidente y, si lo tenemos, no ser los culpables. Podríamos no ser los culpables pero sí los perjudicados, llegando incluso a ser los fallecidos.

20. Lo que pasa que la seguridad vial no sólo afecta a conductores, también afecta a peatones, y personas que nunca han tenido un carnet de conducir, pero forman parte del ecosistema del tráfico. Con los años, sobre todo en los adultos, la educación se disipa. Al final el adulto toma sus propias decisiones. Por eso decía lo de la formación, la formación no solamente en la conducción, sino en ser un buen peatón o un buen ciclista.

Las empresas podrían llevarlo a cabo. Recordarles las normas básicas a sus trabajadores para que no pierdan el hábito, para que no se relajen. Reitero que la seguridad vial es cosa de todos y todos podríamos ser perjudicados, incluso en situaciones que parecen imposibles, peatones atropellados en aceras, en paradas de autobuses, etc. Todos nuestros derechos se sustentan sobre el derecho a la vida y, como ya dije con anterioridad, en el tráfico diario se pone en juego tanto ese derecho como la integridad física.

21. Tienen pensado algún sistema por el cual un conductor se recicle y no se dé por hecho de que dentro de 20 años…

Creo que sí. Sé que la DGT tiene en la reforma de la Ley de Seguridad Vial la pretensión de modificar el tema de la obtención del permiso de conducir. Va a cambiar la forma de los exámenes. De la manera de obtener el permiso.

22. Han pensado en cómo renovar eso.

Yo me imagino que lo tienen pensado buscando ideas nuevas. Quizás no un examen y sí un recorrido para ver las cualidades del conductor. Yo creo que para renovar el permiso hay que buscar nuevas alternativas, y que no sea suficiente con presentar sólo un certificado médico.

23. ¿Y la realización de cursos de conducción segura podría valorarse en un momento determinado para renovar el carnet de conducir?

La cuestión es quién va a hacer el curso. El tema de las autoescuelas es muchas veces una cuestión económica, queremos sacar el permiso de conducir con el menor número de clases posibles porque éstas conllevan un incremento económico. Además, hoy se quiere obtener todo muy rápido. Todo lo que implique un gasto no tengo claro que sea la solución.

24. ¿Qué sería realizar un examen práctico cada equis años?

Sólo cuando fueras a renovar el permiso. Ha habido conductores que no han conocido las normas de circulación en las glorietas porque cuando se sacaron el carnet las glorietas no existían. Y nadie les ha leído ni ellos se han preocupado de leer el artículo que dice quién tiene preferencia o cómo se gira o se deja de girar.

Entrevista general Rueda

25. Algunos que se lo sacaron en otro tiempo tampoco lo tienen muy claro. Lo de la glorieta es un sálvese quien pueda.

Cuando un vehículo tiene un accidente grave, se le pide una revisión extraordinaria. En ese accidente es muy probable que el usuario o el conductor haya sufrido una lesión grave. Lesión que le ha podido dejar incapacitado parcialmente. A lo mejor con una discapacidad. Si ese accidente te ha sucedido 5 días después de renovar tu permiso de conducir, tu coche, para volver a ponerlo en marcha, tiene que pasar una inspección técnica. Es lo normal. Pero tú, hasta dentro de 9 años y 11 meses no tienes que volver a examinarte. Es decir, el vehículo pasa una inspección. Y el conductor que ha tenido el accidente, no. Y durante todo ese tiempo va a conducir con una discapacidad.

26. Por último, iba a pedirle que nos diera unos consejos para los conductores socios de CEA, además de los que ha mencionado a lo largo de la entrevista.

En otra de las preguntas anteriores respondí la necesidad de guardar la distancia de seguridad; respetar la señalización, en concreto los límites de velocidad, reducirla con niebla sobre todo, y con el resto de condiciones climatológicas adversas; maniobrar con el 100% de visibilidad; dotarse de amplias dosis de paciencia; y al hilo de las dificultades circulatorias de los últimos meses por mor de la nieve, informarse debidamente antes de ponerse en marcha.

Rosa M. García Álvarez – Directora de Comunicación CEA

Etiquetas: accidente, seguridad vial, siniestralidad, DGT, conducir, CEA, trafico, accidentes de trafico, conduccion, direccion general de trafico, ley de seguridad vial, Comisariado Europeo del Automovil, Guardia Civil, españa, ramon rueda raton, ramon rueda, general de brigada, agrupacion trafico de la guardia civil, accidentalidad, autoescuela, 112, autovía, kilometros, dificultades circulatorias, accidentes, jefatura central de trafico, fallecido en carreteras